Cuidados básicos del perro

Tener un perro puede sonar fácil, le damos cariño, lo apapachamos, lo sacamos a pasear, lo llevamos al veterinario, le damos de comer, pero, ¿lo hacemos bien? …

La alimentación del perro debe estar basada en alimento seco, croquetas para ser específicos, ya que contienen todo los nutrientes necesarios que ellos necesitan. Podemos complementar esta alimentación con alimento húmedo, latas, ya que hacen el alimento más palatable, variable y ellos lo disfrutan más, y siempre podemos dosificar el contenido dándole un poco y refrigerando lo demás, de esta manera siempre estará fresco.

A veces, cuando nos hacen ojitos de amor, nos convencen de que le demos cosas que no son buenas para ellos, como las sobras de comida o uno que otro “huesito”, esto, NO es bueno para ellos, recordemos que nosotros hemos modificado su dieta, por lo tanto no tienen la misma capacidad de triturar los huesos cómo los animales en vida libre, darles huesos de cerdo, pollo o res, pueden provocar que al no triturarlos bien, se formen astillas que se les queden atoradas o que desgarren el intestino, así que si queremos darles premios, existen miles de recetas de “snacks” que podemos hacer nosotros y así no gastar, pero sobretodo NO arriesgarlos a ellos, y por supuesto, siempre queda la opción de las carnazas y premios comerciales.

Si decidimos cambiarle la dieta a nuestros perros es imperativo hacerlo de manera gradual, un ejemplo:

Primeros 3 días: ¼ de croquetas nuevas + ¾ de croquetas de siempre.

Siguientes 3 días: ½  de croquetas nuevas + ½ de croquetas de siempre.

Últimos 3 días: ¾ de croquetas nuevas + ¼ de croquetas de siempre.

De esta manera evitaremos que se presenten diarreas, vómitos y malestares por cambio de alimento, así como también podemos darnos cuenta con tiempo, si el nuevo alimento le sienta bien o le provoca algún tipo de alergia o reacción.

Los perros NO necesitan leche en vida adulta, podemos provocarle diarrea, es mejor que SIEMPRE tengan agua fresca y limpia para beber.

Otra de las cosas que debemos tener en cuenta es que los perros SI se bañan, muchos se rehúsan en un inicio, pero te garantizo que el 99.9% de ellos, después de bañarse, se sienten felices y renovados. A veces llevarlo a una estética resulta costoso y más para algunas personas que tienen más de un amigo peludo, así que los siguientes son tips que te pueden ayudar en el momento que decidas hacerlo TU:

-          Si tu perro es de pelo largo, cepíllalo antes de bañarlo, esto impide que se formen nudos y te será más fácil secarlo y cepillarlo después del baño.

-          Tal vez a nosotros nos gusta el agua muy caliente, y pensamos que a ellos también, pero esto, no siempre es cierto. La temperatura ideal para el baño de un perro es de 37.5°c, esto, casi iguala la temperatura de su cuerpo, por lo que no la sienten, ni muy caliente, ni muy fría.

-          Empieza con la cabeza, orejas, cara, oídos y cuello, esto evita en el caso de presencia de pulgas, que al lavar el cuerpo, se refugien en esa área, además que es lo que menos disfrutan ellos, por lo que así, hacemos más agradable el baño. Puedes colocar torundas de algodón para evitar que le entre agua a los oídos.

-          Si no tienes tiempo de bañar a tu perro por el momento, pero notas un olor muy fuerte en él, puedes espolvorear un poco de bicarbonato en el cuerpo y posteriormente cepillarlo muy bien para evitar residuos, esto aminora los olores en lo que encuentras tiempo para bañarlo.

Ejercita a tu perro 2 veces al día, de preferencia en la mañana y en la noche, sobretodo en temporada de calor, hace que disminuya la energía, esto funciona muy bien en perros que al quedarse solos durante el día, destruyen, muerden o sufren de ansiedad.

Evita automedicar a tu perro, el uso irracional de medicamentos, puede aumentar la resistencia hacia ellos, y como consecuencia, en el momento que tengan una complicación con alguna enfermedad, será más difícil que responda al tratamiento.

En el caso de que tu veterinario le haya prescrito un medicamento, aquí van unos tips para que no sea un martirio para ninguno de los dos:

-          Para medicamentos líquidos: utiliza una jeringa, esto aumenta la precisión y facilita la dosificación, lo ideal es que la introduzcas por un lado de la boca, dispares la jeringa, mantengas el hocico de tu perro cerrado y estimules su garganta, realizándole un masaje en el cuello, esto estimula la deglución, es decir, que la traguen.

-          En el caso de tabletas, pastillas o cápsulas, trata de dárselas en un pedazo de salchicha, o algún alimento que le guste mucho, esto funciona la mayoría de las veces, aunque algunos perros son difíciles de engañar, así que en estos casos lo ideal es que tomes el hocico de tu perro, ellos tienen un espacio posterior al colmillo en el que al introducir tu pulgar, es difícil que muerdan, esto te va a permitir un manejo rápido y evitar accidentes, puedes abrir el hocico, introducir la tableta en la parte posterior y mantener el hocico cerrado, estimulando el área del cuello para que traguen.

Como seguro ya sabes, un perro demanda cuidados, pero ten por seguro que el sólo hecho de tenerlo a tu lado, es la mayor recompensa que podrás recibir. Ellos te lo agradecerán.


  1. nuugi ha publicado esto